Comer más frutas y verduras puede ayudar a dejar el tabaco

Dejar de fumar cuesta. La nicotina produce adicción en el fumador y hace tan difícil abandonar el hábito del cigarrillo, por mucho que se sepa que el tabaco nos “ayuda” a morir. Si queremos dejar de fumar, una ayuda más podemos encontrarla en lo que comemos. Hay alimentos que nos harán desear menos encender un nuevo cigarro; precisamente los más sanos.

Recientemente, dos diferentes estudios (de las universidades de Duke y de Bufalo) han subrayado el papel de las frutas y las verduras en el logro de dejar de fumar, de hacer menos placentero el hábito del cigarrillo.

En el primer caso, investigadores de la Universidad de Duke (EEUU) han observado que hay alimentos que empeoran el sabor del cigarrillo, como las frutas, las hortalizas, la leche, el yogur y los quesos. Por el contrario, consumir abundante carne, alcohol o café produce el efecto contrario, ya que realza su sabor, haciendo más atractivo el acto de fumar.

Para llegar a esta conclusión los autores del estudio analizaron elcomportamiento de 209 fumadores, a los que se les preguntó sobre los alimentos que empeoran o realzan el sabor de un cigarrillo.

La leche, los quesos, el yogur, el agua y los zumos (bebidas sin cafeína), las frutas y los vegetales fueron los alimentos que reiteradamente se nombraron como protagonistas del empeoramiento del sabor de los cigarrillos, un 19%, un 14% y un 16% respectivamente.

En cambio, el 44% de los participantes en el estudio afirmaron que las bebidas alcohólicas realzan su sabor, y el 45% las bebidas con cafeína (té, bebida de cola o café). Además, otro 11% nombró a la carne.

Más fruta y verdura, menos necesidad de nicotina

El otro estudio lo ha elaborado la Universidad de Búfalo. Su conclusión es que consumir frutas y verduras puede contribuir a dejar de fumar. En su caso, siguieron los hábitos de mil fumadores mayores de 25 años durante 14 meses.

Observaron que el alto consumo de frutas y verduras era un rasgo común en quienes habían conseguido dejar de fumar durante ese período. Además, vieron que los fumadores que ingieren más cantidad diaria de frutos y vegetales suelen tardar más tiempo en fumarse el primer cigarro del día y son menos dependientes de la nicotina.

Ambos estudios apuntan pues en la misma línea: lo que comemos también influye en nuestra vulnerabilidad ante la nicotina. Dejar de fumar podría ser más sencillo si a la voluntad de hacerlo y a la terapia habitual se le suman el ejercicio físico regular y una dieta más sana, con una alta proporción de frutas y verduras… para que cada cigarrillo nos sepa peor.

Fuente: 20 minutos

Fumar aumenta en un 40% el riesgo de contraer cataratas

  Sobran argumentos para dejar de fumar, pero por si   alguien aún necesita uno más, aquí está el que aportan los ópticos-optometristas: los fumadores tienen un 40% más de posibilidades de contraer cataratas.

Asegura el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucíaque las personas fumadoras tienen un 40% de probabilidades de contraer alguna deficiencia ocular respecto a los no fumadores, cifra que podría duplicarse en pacientes de edad más avanzada.

El humo del tabaco puede provocar picor, irritación e incluso infecciones que derivarían en conjuntivitis, pequeñas úlceras o lesiones en la córnea. Además, esta sustancia libera elementos químicos tóxicos en el riego sanguíneo que aceleran el envejecimiento celular, estimulando la aparición de patologías como las cataratas o la degeneración macular, una de las principales causas de ceguera en el mundo.

Según sostiene Javier Rodríguez, delegado en Sevilla del Colegio de Ópticos, “aunque los síntomas más inmediatos tienen que ver con la irritación, sequedad o picor de los ojos, el mayor riesgo de un contacto frecuente con el tabaco reside en las consecuencias a largo plazo”.

Un fumador habitual que haya comenzado este hábito desde su adolescencia podría perder la visión completamente cinco años antes que una persona no fumadora.

Estos riesgos afectan sobre todo a los fumadores activos. Sin embargo, la posibilidad de sufrir daños en la visión también afecta, en menor medida, a fumadores pasivos que estén expuestos al humo de los cigarrillos en ambientes en los que predomine el consumo de tabaco.

El tabaco mata a una persona cada 8 segundos

Según datos del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía, relativos a Sevilla, el 86% de la población no sabe que el tabaquismo incrementa el riesgo de sufrir enfermedades relativas a la visión. De este porcentaje, el 78% desconoce que fumar contribuye a la formación de cataratas, mientras que un 62% no es consciente de la relación que existe entre el tabaco y la probabilidad de padecer degeneración macular asociada a la edad.

Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo es el hábito culpable de la muerte de una persona cada ocho segundos. De hecho, los fallecimientos relacionados con el consumo de tabaco se han triplicado en la última década en todo el mundo, en la que se han producido 50 millones de muertes.

Fuente: 20 minutos

Cuidados de la piel desde el interior – Wellness Pack Oriflame

¿Qué son las radicales libres?

El envejecimiento prematuro es el resultado de la actividad de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas inestables y muy activas, que se producen por procesos normales en el cuerpo: La respiración, la digestión de alimentos, la producción de energía, etc, más algunos factores como los rayos solares, la contaminación y el tabaco.

Los radicales libres son electrones (e-) desapareados y tienden a robar un electrón de otras moléculas en el cuerpo, con el fin de alcanzar su estabilidad. Cuando el radical libre ha conseguido reaccionar con la molécula estable, se convierte en una molécula estable y la molécula estable que se lo cede se convierte a su vez en un radical libre, iniciándose así una verdadera reacción en cadena, de formación de radicales libres. Esta es la principal causa de daños celulares, del envejecimiento prematuro y por consiguiente de diferentes enfermedades.

Las buenas noticias son que nuestro cuerpo está diseñado para neutralizar constantemente estos radicales libres, con el uso de enzimas y antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias capaces de ceder electrones a los radicales libres, estabilizándolos y frenando los daños.

A diferencia del betacaroteno, de la vitamina C y de otros antioxidantes, que sólo actúan o dentro o fuera de la bicapa lípidica, la molécula del potente antioxidante Astaxantina (incluído en el Paquete Wellness) tiene una estructura química única que le permite actuar tanto dentro como fuera de la bicapa lipídica de las células. Esto les confiere a las células mayor protección. Además, la Astaxantina no sólo mitiga a los radicales libres, también trabaja junto con otros antioxidantes, como la vitamina C y E, otorgándoles efectividad.


Causas del envejecimiento prematuro

Radiación UV
Cuando estamos expuestos a los rayos UV, producimos más radicales libres. La radiación UV se compone de dos diferentes tipos de rayos UV: Los UVA y los UVB. Los rayos UVB son de longitud de onda más corta que los UVA. Afectan fundamentalmente a las capas externas de la piel. Son las principales causas de las quemaduras del sol y de la producción de melanina. La melanina, el pigmento responsable de nuestro cutis, también sufre los efectos de los radicales libres al perturbar su proliferación, así aparecen las manchas de edad. Los rayos UVA penetran más profundamente y eficientemente y al producir radicales libres, dañan las fibras de colágeno y de elastina en la dermis acelerando la formación de arrugas. La exposición solar y los radicales libres perturban al proceso normal de la regeneración celular, y nos hacen envejecer prematuramente.

El tabaco
El tabaco incrementa la producción de una enzima que destroza al colágeno- la piel perde su estructura y envejece más rápido. Fumar también reduce la circulación de la sangre en la piel, entonces la piel es privada de óxigeno y se vuelve pálida, espesa y se deforma. El Tabaco inhibe la absorción de vitamina C, un antioxidante que combate a los radicales libres.

Una dieta pobre
La comida que no contiene suficiente fruta y vegetales, carece de vitaminas, de minerales y de antioxidantes, que son muy útiles en la lucha contra los radicales libres.

El estrés
El estrés libera algunas hormonas, como el cortisol. El exceso de cortisol puede destruir al sistema inmune, al tejido muscular, y afina la piel lo que produce la formación de arrugas.

Dormir insuficientemente
La pérdida crónica de sueño puede trastornar todo el metabolismo del cuerpo y ralentiza la reparación de las células, lo que hace que nuestra piel tenga un aspecto pálido, arrugado y sin vida.

Cómo prevenir y reducir las arrugas
Las arrugas son pliegues en la piel. Algunas se forman a lo largo de nuestro proceso natural de envejecimiento, pero otras son provocadas por factores externos a los cuales es fácil hacer frente. La exposición solar, el tabaco, la contaminación del aire, el estrés son todos ellos factores que afectan a la piel produciendo radicales libres, que conducen a daños celulares y acaban dañando la piel.

Podemos hacer frente a estas amenazas, siguiendo algunos pasos fáciles:

1. Evitar la exposición solar
– Evitar al exposición solar- especialmente entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde porque es cuando los rayos UV son más potentes y perjudiciales. El sol es la causa número uno de la formación de arrugas. Cuando salga, utiliza ropa que te proteja, de materiales ligeros con mangas largas, sombrero y gafas de sol. No sólo protegerás tus ojos de los rayos UV, sino que también la delicada piel del contorno de ojos.

2. Tomar grandes cantidades de cereales integrales, frutas frescas y verduras variadas, nueces, pescado azul al menos una vez en semana y beber al menos 8 vasos de agua al día- estos alimentos están llenos de vitaminas y minerales, también de antioxidantes, de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas que te ayudarán a reparar la piel dañada y a construir una buena cadena de colágeno- crucial para una piel sin arrugas. Además, el agua ayudará a los nutrientes a fluir a través del cuerpo y a eliminar toxinas, así como a hidratar la piel y a mantenerla firme.

Para una buena apariencia de la piel y una salud total, debes comer al menos 500g (nueve raciones) de frutas y vegetales a diario, para obtener todas las vitaminas y los minerales necesarios.

Debes consumir pescado azul 3-4 veces a la semana, para absorber suficiente cantidad de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas buenas.

En esta vida tan agitada y dinámica que llevamos, normalmente solemos comer alrededor de 3 raciones de frutas y vegetales al día, y solo una vez a la semana como mucho, tomamos pescado azul. Por ello, es muy importante complementar nuestras necesidades diarias con suplementos nutricionales beneficiosos como el paquete Wellness.

El paquete Wellness proporciona al cuerpo todas las vitaminas y los minerales esenciales para una salud total; el Omega 3 mantiene la piel hidratada y fresca y ayuda al sistema cardiovascular y a la función cerebral.