Las cremas solares deben servir para protegerse y no para estar más tiempo al sol

En mitad del verano no está de más volver a insistir en los riesgos del sol para la piel. Más allá de que 15 minutos de sol al día nos den una buena dosis de vitamina D, el sol es un enemigo de nuestra piel. El uso de protectores solares es obligado.

Los fotoprotectores disminuyen la intensidad del daño solar agudo (quemaduras) y retrasan el fotoenvejecimiento y el riesgo de cáncer de melanoma.

Pero los protectores solares “complementan pero no sustituyen” la protección de la ropa y del gorro (el uso continuado de este último llega a reducir el riesgo de cáncer en la cara hasta en un 40%), y deben utilizarse para protegerse de los efectos nocivos del sol y no para aumentar la duración de la exposición.

Normas básicas ante el sol

Las recomendaciones fundamentales ante el sol del verano son:

  • No exponerse al sol al mediodía astronómico (entre las 11 y las 16 horas, hora solar).
  • Las primeras exposiciones al sol deben ser progresivas y, preferentemente, en movimiento (evitar tumbarse al sol).
  • Usar prendas de vestir adecuadas y llevar gorra.
  • Proteger los labios con barras protectoras, crema universal Oriflame y los ojos con gafas protectoras homologadas.
  • Tener en cuenta la existencia de superficies reflectantes.
  • A mayor altitud, mayor intensidad de la radiación y, a menor latitud, mayor irradiación ya que los rayos solares son mas verticales.
  • Aplicarse el protector solar 30 minutos antes de la exposición.
  • Repetir la aplicación cada dos horas tras el baño y sudoración.

No hay dudas de las propiedades beneficiosas del sol (la exposición al sol durante 15 minutos genera la vitamina D que necesitamos). Sin embargo, Yanguas matiza que “ha sido nuestro cambio en la relación con éste lo que ha provocado un aumento de determinados problemas de salud que antes sólo lo padecían unos pocos”.

No todas las personas tienen el mismo riesgo de sufrir daños ocasionados por los rayos UV, ya que, dice Yanguas, “no todos tenemos la misma capacidad de respuesta a la radiación ultravioleta”. Aquí influye el tipo de piel: si es más clara o más oscura, con menor o mayor pigmentación que actúa de mecanismo de defensa ante las quemaduras solares, al igual que otros factores como el sudor, el engrosamiento de la capa córnea o la capacidad de reparación del ADN celular.

Algunos consejos más

  • Evitar medicamentos o cosméticos que puedan sensibilizar la piel.
  • Beber abundante cantidad de líquidos.
  • Tras la exposición ducharse con agua tibia e hidratar la piel.
  • Educar a los niños desde la infancia a protegerse del sol.
  • Evitar las cabinas de bronceado.
  • Realizar exámenes periódicos de la piel para familiarizarse con las lesiones ya existentes y advertir posibles cambios.

Fuente: 20 minutos

Anuncios

Cuidados de la piel desde el interior – Wellness Pack Oriflame

¿Qué son las radicales libres?

El envejecimiento prematuro es el resultado de la actividad de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas inestables y muy activas, que se producen por procesos normales en el cuerpo: La respiración, la digestión de alimentos, la producción de energía, etc, más algunos factores como los rayos solares, la contaminación y el tabaco.

Los radicales libres son electrones (e-) desapareados y tienden a robar un electrón de otras moléculas en el cuerpo, con el fin de alcanzar su estabilidad. Cuando el radical libre ha conseguido reaccionar con la molécula estable, se convierte en una molécula estable y la molécula estable que se lo cede se convierte a su vez en un radical libre, iniciándose así una verdadera reacción en cadena, de formación de radicales libres. Esta es la principal causa de daños celulares, del envejecimiento prematuro y por consiguiente de diferentes enfermedades.

Las buenas noticias son que nuestro cuerpo está diseñado para neutralizar constantemente estos radicales libres, con el uso de enzimas y antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias capaces de ceder electrones a los radicales libres, estabilizándolos y frenando los daños.

A diferencia del betacaroteno, de la vitamina C y de otros antioxidantes, que sólo actúan o dentro o fuera de la bicapa lípidica, la molécula del potente antioxidante Astaxantina (incluído en el Paquete Wellness) tiene una estructura química única que le permite actuar tanto dentro como fuera de la bicapa lipídica de las células. Esto les confiere a las células mayor protección. Además, la Astaxantina no sólo mitiga a los radicales libres, también trabaja junto con otros antioxidantes, como la vitamina C y E, otorgándoles efectividad.


Causas del envejecimiento prematuro

Radiación UV
Cuando estamos expuestos a los rayos UV, producimos más radicales libres. La radiación UV se compone de dos diferentes tipos de rayos UV: Los UVA y los UVB. Los rayos UVB son de longitud de onda más corta que los UVA. Afectan fundamentalmente a las capas externas de la piel. Son las principales causas de las quemaduras del sol y de la producción de melanina. La melanina, el pigmento responsable de nuestro cutis, también sufre los efectos de los radicales libres al perturbar su proliferación, así aparecen las manchas de edad. Los rayos UVA penetran más profundamente y eficientemente y al producir radicales libres, dañan las fibras de colágeno y de elastina en la dermis acelerando la formación de arrugas. La exposición solar y los radicales libres perturban al proceso normal de la regeneración celular, y nos hacen envejecer prematuramente.

El tabaco
El tabaco incrementa la producción de una enzima que destroza al colágeno- la piel perde su estructura y envejece más rápido. Fumar también reduce la circulación de la sangre en la piel, entonces la piel es privada de óxigeno y se vuelve pálida, espesa y se deforma. El Tabaco inhibe la absorción de vitamina C, un antioxidante que combate a los radicales libres.

Una dieta pobre
La comida que no contiene suficiente fruta y vegetales, carece de vitaminas, de minerales y de antioxidantes, que son muy útiles en la lucha contra los radicales libres.

El estrés
El estrés libera algunas hormonas, como el cortisol. El exceso de cortisol puede destruir al sistema inmune, al tejido muscular, y afina la piel lo que produce la formación de arrugas.

Dormir insuficientemente
La pérdida crónica de sueño puede trastornar todo el metabolismo del cuerpo y ralentiza la reparación de las células, lo que hace que nuestra piel tenga un aspecto pálido, arrugado y sin vida.

Cómo prevenir y reducir las arrugas
Las arrugas son pliegues en la piel. Algunas se forman a lo largo de nuestro proceso natural de envejecimiento, pero otras son provocadas por factores externos a los cuales es fácil hacer frente. La exposición solar, el tabaco, la contaminación del aire, el estrés son todos ellos factores que afectan a la piel produciendo radicales libres, que conducen a daños celulares y acaban dañando la piel.

Podemos hacer frente a estas amenazas, siguiendo algunos pasos fáciles:

1. Evitar la exposición solar
– Evitar al exposición solar- especialmente entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde porque es cuando los rayos UV son más potentes y perjudiciales. El sol es la causa número uno de la formación de arrugas. Cuando salga, utiliza ropa que te proteja, de materiales ligeros con mangas largas, sombrero y gafas de sol. No sólo protegerás tus ojos de los rayos UV, sino que también la delicada piel del contorno de ojos.

2. Tomar grandes cantidades de cereales integrales, frutas frescas y verduras variadas, nueces, pescado azul al menos una vez en semana y beber al menos 8 vasos de agua al día- estos alimentos están llenos de vitaminas y minerales, también de antioxidantes, de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas que te ayudarán a reparar la piel dañada y a construir una buena cadena de colágeno- crucial para una piel sin arrugas. Además, el agua ayudará a los nutrientes a fluir a través del cuerpo y a eliminar toxinas, así como a hidratar la piel y a mantenerla firme.

Para una buena apariencia de la piel y una salud total, debes comer al menos 500g (nueve raciones) de frutas y vegetales a diario, para obtener todas las vitaminas y los minerales necesarios.

Debes consumir pescado azul 3-4 veces a la semana, para absorber suficiente cantidad de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas buenas.

En esta vida tan agitada y dinámica que llevamos, normalmente solemos comer alrededor de 3 raciones de frutas y vegetales al día, y solo una vez a la semana como mucho, tomamos pescado azul. Por ello, es muy importante complementar nuestras necesidades diarias con suplementos nutricionales beneficiosos como el paquete Wellness.

El paquete Wellness proporciona al cuerpo todas las vitaminas y los minerales esenciales para una salud total; el Omega 3 mantiene la piel hidratada y fresca y ayuda al sistema cardiovascular y a la función cerebral.