Tres empresas de refrescos están siendo investigadas

 

Las empresas afectadas son PepsiCo, Monster Beverage y Living Essentials

Tres de los grandes fabricantes de bebidas energéticas de Estados Unidos están siendo investigados por las autoridades de Nueva York para determinar si esas empresas engañan a los consumidores sobre los ingredientes de sus productos, como la cantidad de cafeína que contienen o los riesgos que suponen para la salud.

Así lo confirmaron fuentes cercanas a la investigación, que precisaron que las empresas afectadas son PepsiCo, fabricante del popular ‘AMP’, Monster Beverage, responsable de la bebida del mismo nombre, y Living Essentials, detrás de ‘5-hour Energy’.

La oficina del fiscal general de Nueva York, Eric Scheneiderman, envió el mes pasado citaciones judiciales a cada una de las firmas investigadas en las que solicita información sobre sus políticas de mercadotecnia. De momento, los portavoces de PepsiCo, Monster y Living Essentials han declinado hacer comentarios.

La investigación busca averiguar si los fabricantes de bebidas energéticas engañan a los consumidores en la información sobre los ingredientes que incluyen en el etiquetado de sus productos. Se trata de examinar si algunos de los aditivos, como extractos de té negro y de guaraná, pueden contener cafeína adicional que no se refleja en las etiquetas de los productos.

Los fabricantes de estas bebidas, que a menudo son endulzadas con diferentes sabores de frutas como la uva, dicen que aumentan la energía con una mezcla de aditivos que incluyen vitaminas B, taurina y ginseng. La página web de AMP, por ejemplo, dice que las vitaminas B y la cafeína de sus productos ofrecen “el impulso que necesita para hacer frente a la reunión de mañana”. En su página web, el ‘5-Hour Energy’ dice que le da “horas de energía” sin ningún “accidente después”.

Las bebidas energéticas son uno de los productos de más rápido crecimiento del sector de las bebidas, con un aumento de las ventas del 16% el año pasado hasta los 8.900 millones de dólares, según datos recogidos por el periódico The Wall Street Journal.

La industria de los refrescos en EEUU factura 74.000 millones de dólares al año pero está perdiendo volumen desde 2005, a favor de otras alternativas como el agua embotellada, que representó en 2010 el 11% en el consumo total de bebidas.

La investigación coincide en el tiempo con una nueva cruzada de Nueva York contra las bebidas azucaradas impulsada por el alcalde, Michael Bloomberg, quien busca reducir su consumo prohibiendo su venta en restaurantes, cines, estadios y carritos callejeros.

Bloomberg anunció en junio pasado que planea una ley que prohibiría la venta de bebidas refrescantes de gran tamaño y otras con alto contenido en azúcares en los restaurantes, cines y carritos callejeros para luchar contra la obesidad en la ciudad.

El alcalde ha hecho de la salud pública una de sus prioridades y ya ha aprobado legislaciones restrictivas con prohibiciones como la de incluir las denominadas grasas ‘trans’ que aumentan el colesterol y se consideran altamente perjudiciales para la salud.

También ha obligado a las cadenas de restaurantes a incluir el número de calorías de los alimentos al lado del precio o la prohibición de fumar en restaurantes y parques públicos, piscinas, playas y lugares históricos de Nueva York.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Cinco buenas razones para decir no a los refrescos y trucos para lograrlo

     Los refrescos gaseosos, suelen venir encerrados en latas, botellas y botes bien decorados, que nos seducen sobre todo cuando la sed nos apremia. Pero no olvidemos que la sed, es una señal que envía el cerebro porque nuestro cuerpo necesita hidratarse y el elemento necesario que nos esta demandando es el AGUA.

Teorías a parte, mucha gente se ha acostumbrado a dejar de lado el agua con la creencia de que es “aburrida e insípida”, y necesitan tomar bebidas con sabor dulce tanto para hidratarse entre horas como para acompañar en la comida.
Con este hábito la persona puede estar acumulando no solo calorías de más y aditivos peligrosos, sino exponiendo a su organismo a trastornos metabólicos y riesgos de salud cada vez más evidentes.
Pues bien, las personas que tienen el hábito de consumir este tipo de refrescos, se exponen a diferentes males:

1 – Las bebidas refrescantes azucaradas sólo aportan calorías “vacías” al cuerpo, sin proporcionar ningún nutriente. Por ello, no solo engordan, sino que además aumentan las posibilidades de desarrollar diabetes  tipo 2, debido principalmente al azúcar que contienen y a sus efectos sobre las hormonas.

2 – Incluso, hay estudios que indican que las bebidas o refrescos “diet” que utilizan edulcorantes artificiales, han sido vinculadas a un aumento del apetito y una dificultad para perder o mantener el peso deseado.

3 – La mayoría de refrescos aromatizados, dañan los dientes. Tanto el azúcar como el ácido carbónico que contienen (incluso los edulcorantes artificiales) pueden dañar el esmalte dental, facilitando la aparición de caries.

4 – La mayoría de las bebidas gaseosas en lata contienen fósforo y cafeína, dos agentes que degradan la salud de los huesos del organismo y contribuyen al desarrollo de osteoporosis.

5 – Además hay estudios que vinculan el consumo de latas gaseosas, etc. a enfermedades crónicas del riñón, trastornos metabólicos, la salud cardiaca, el hígado graso y otras enfermedades hepáticas.

Como casi todo, el paladar también se puede educar. Por ello, te animo a que hagas un esfuerzo por replantearte lo que bebes día a día. Tu cuerpo irá  agradeciéndote que sustituyas el consumo de gaseosas edulcoradas, latas de refrescos, etc. por otro tipo de bebidas saludables y naturales que te proporcionarán la hidratación y te permitirán que redescubras el placer de tomar una bebida natural.

Por ejemplo puedes probar:
–         Zumos de fruta naturales. Es necesario mirar el etiquetado de los bricks ya que pueden añadir muchos azúcares o edulcorantes artificiales. Lo mejor es prepararlos en casa o comprarlos naturales, sobre todo si quieres bajar de peso.

–         Te de cualquier tipo: negro, verde, rojo, etc. Han demostrado tener niveles elevados de antioxidantes que protegen al cuerpo.

–         Café. Si te gusta el café puedes optar por beberlo de muchas formas, evitando añadir mucho azúcar a tu preparado. Al igual que con el té, puedes elegir productos sin cafeína.

–         Leche desnatada. Es buena fuente de calcio pero también tienes que tener en cuenta las calorías que puede aportar a tu dieta.

–         Agua aromatizada. Puedes compara agua endulzada con sustancias naturales o vitaminas, además puedes prepararlos en casa añadiendo zumo de limón, mango, uvas, o ramitas de menta. Pruebalo!  No se trata de dejar de repente el consumo de todos los refrescos. Tampoco se debe demonizar el consumo de todo tipo de azúcares. Se trata de ser consciente de que cantidad  total de azúcar ingerimos al día y de donde procede.
No hay nada malo en disfrutar de un refresco de vez en cuando si llevamos una dieta saludable, pero la hidratación de un cuerpo saludable, está garantizada siempre que consumamos suficiente agua!
¿Necesitas mas razones para cambiar este mal hábito?


Fuente: SyB