El metabolismo de la madre, no el tamaño del canal del nacimiento, es lo que limita la duración del embarazo

     Una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Rhode Island, sugiere que la duración de la gestación humana está limitada principalmente por el metabolismo de la madre, y no por el tamaño del canal del parto. La investigación, publicada en ‘PNAS’, desafía la noción largamente sostenida de una compensación evolutiva entre el parto y una pelvis adaptada para caminar erguidas.

   Dos rasgos que distinguen los seres humanos de otros primates -el tamaño del cerebro y la capacidad para caminar erguidos- podrían estar en contradicción a la hora de dar a luz. Los cerebros grandes y las cabezas que los contienen, encuentran dificultades a la hora de pasar por el canal del parto humano, y una pelvis más ancha podría comprometer el caminar bípedo.

   Los científicos han postulado que la solución a este problema, que se conoce como el “dilema obstétrico”, fue acortar la duración de la gestación para que los bebés nacieran antes de tener cabezas demasiado grandes. Como resultado, los bebés humanos son relativamente impotentes, y aparentemente poco desarrollados, en términos del sistema motor y la capacidad cognitiva, en comparación con otros primates.

“Todos estos fenómenos fascinantes de la evolución humana, el bipedalismo, la dificultad del parto, las amplias caderas femeninas, los cerebros grandes, y los bebés relativamente indefensos- han estado tradicionalmente ligados con el dilema obstétrico”, afirma Holly Dunsworth, antropóloga en Universidad de Rhode Island, y coautora de la investigación.

El primer problema con la teoría tradicional es que no hay ninguna evidencia de que si las caderas de las mujeres fueran lo suficientemente anchas como para dar a luz a un bebé más desarrollado, esto sería un perjuicio para caminar, señala Dunsworth.

ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD

La coautora Anna Warrener, investigadora en la Universidad de Harvard, estudió cómo afecta la amplitud de las caderas en la locomoción, con mujeres en cintas de correr, observando que no hay una correlación entre unas caderas más anchas, y una locomoción disminuida. Posteriormente, Dunsworth buscó evidencias de la duración del embarazo humano se reduce en comparación con otros primates y mamíferos. Según la investigadora, “teniendo en cuenta el tamaño del cuerpo de la madre, la gestación humana es un poco más larga en comparación con otros primates, y no más corta; además, en comparación, los bebés son un poco más grandes de lo esperado, y no más pequeños”.

Debido a que el tamaño del cuerpo es un buen indicador de la tasa metabólica de un animal, Dunsworth comenzó a preguntarse si el metabolismo podría ofrecer una mejor explicación para las características del nacimiento humano. Para investigar esta posibilidad, las investigadoras contaron con la ayuda de Peter Ellison, de la Universidad de Harvard y Herman Pontzer, del Hunter College, en Nueva York, dos expertos en fisiología humana y energética. A partir del trabajo previo de Ellison sobre el embarazo y el parto humano, los investigadores desarrollaron una nueva hipótesis sobre el nacimiento humano llamada EGG (siglas en inglés de energética, gestación y crecimiento).

“Según la hipótesis EGG, los bebés nacen cuando nacen porque la madre no puede aportar más energía al crecimiento fetal”, explica Dunsworth, por lo cual, “la energía de la madre es la principal limitación evolutiva, y no sus caderas”.

Utilizando los datos metabólicos en las mujeres embarazadas, los investigadores han demostrado que las mujeres dan a luz justo cuando están a punto de cruzar una zona de peligro metabólico. “Hay un límite en el número de calorías que nuestro cuerpo puede quemar cada día”, explica Pontzer. Según el investigador, “durante el embarazo, las mujeres que se acercan a su límite energético, dan a luz justo antes de llegar a él”.

Estas limitaciones metabólicas ayudan a explicar por qué los bebés humanos son tan indefensos, en comparación con nuestros parientes primates, como los chimpancés. Un bebé chimpancé comienza a gatear al mes, mientras que los bebés humanos no lo hacen hasta los siete meses. Para que un ser humano diese a luz a un recién nacido con el mismo nivel de desarrollo que el chimpancé, se necesitaría un período de gestación de 16 meses, lo cual llevaría a las madres mucho más allá de sus límites energéticos. De hecho, incluso un mes más de gestación podría cruzar la zona de peligro metabólico, según los investigadores.

Fuente: EP

CUIDA A TU BEBÉ CON ORIFLAME

Hola chicas!

Todas las que habéis sido mamás, como yo, o vais a serlo dentro de poco, sabréis que la piel de un bebé es muy delicada, con tendencia a irritarse y a tener reacciones frente algunos productos de higiene.

Os voy a hablar sobre unos productos que Oriflame ha creado especialmente para ellos con extractos totalmente naturales e hipoalergénicos y que nos ayudarán a cuidar hasta las pieles más delicadas evitando que les salgan irritaciones o sarpullidos.

Aquí os dejo una presentación de todo lo que podéis encontrar en esta línea para bebés:

-ACEITE PARA BEBÉ: Maravilloso y nutritivo Aceite para Bebés para piel delicada. Perfecto para un masaje relajante. Enriquecido con extracto calmante de Tilo y Vitamina E. Hipoalargénico y dermatológicamente testado, fórmula especialmente formulada para piel sensible. 150  ml. (CÓDIGO: 12762, PRECIO: 7,95 euros).

-BAÑO PARA BEBÉ DULCES SUEÑOS: Gel de baño efecto calmante perfecto para la piel sensible del bebé. Suave fórmula sin jabón. Contiene extractos de Flor de Tilo y Aceite de Madera de Cedro, conocido por sus propiedades calmantes y relajantes. 250  ml. (CÓDIGO: 12767, PRECIO: 6,95 euros).

-GEL CABELLO Y CUERPO PARA BEBÉ: Gel para cabello y cuerpo 2 en 1 para piel delicada. Suave, sin jabón por lo que no provoca lágrimas. Enriquecido con extracto de Tilo que deja el cabello y la piel de los bebés limpia y suave. Dematológicamente testado. 250  ml. (CÓDIGO: 12763, PRECIO: 5,95 euros).

-GEL CREMOSO PARA BEBÉ JUMBO: Lava a tu bebé con este gel cremoso que no irrita los ojos. Con extracto de Leche hidratante y suave extracto de Tilo que miman a tu bebé en su baño diario. 400  ml. (CÓDIGO: 18703, PRECIO: 7,95 euros).

-JABÓN LIMPIADOR PARA BEBÉ: Jabón ultra-suave para la piel sensible del bebé (y la tuya también). Con glicerina y extracto de Tilo de reconocidos efectos calmantes. Dulce fórmula clínicamente testada para proteger el delicado pH neutro. 75  g. (CÓDIGO: 12777, PRECIO: 3,50 euros).

-TALCO PARA BEBÉ: Suaves Polvos de Talco, dermatológicamente testados para pieles delicadas. Ayuda a mantener el culito de tu bebé seco y confortable. Fórmula suave y delicada con extracto de Tilo. Hipoalergénico. 75  g. (CÓDIGO: 12772, PRECIO: 5,95 euros).

Si queréis aprovechar y cuidar a vuestro bebé de la forma más natural, podéis haceros Clientas Vip y conseguir todos estos productos con un 23% de descuento.

Para obtener vuestro número Vip sólo tenéis que contactar conmigo.

Fuente: HV

MI EXPERIENCIA CON LA CREMA UNIVERSAL DE ORIFLAME

Hola a todos, quiero contaros mi experiencia con la crema universal de Oriflame.

Yo sé que es buena, muy buena por mi uso propio pero aunque me decían que servía también para los bebés, era, la verdad, un poco incrédula.

Tengo un bebé de 6 meses, está con la dentición y tiene el culete muy irritado; le he aplicado la crema universal en el culete y en los pliegues y mano de santo, una maravilla.

Mi chico se la aplica él mismo en la zona de la nariz para la dermatitis atópica y el resultado es espectacular. Totalmente recomendada.

La cafeína mejora la calidad de vida de los bebés prematuros

La cafeína tiene mala prensa. “No te va a dejar dormir”, solemos advertir, pero tiene sus virtudes y sus adecuados usos, como el que ha demostrado el Grupo de Investigación de Neurología de Vertebrados de la Universidad de Sevilla.

Sus investigadores han visto que la dosis terapéutica de cafeína por vía oral mejora la calidad de vida de los bebés prematuros que presentan alteraciones respiratorias. Este descubrimiento apoya la administración de esta sustancia en la práctica clínica, ya que mejora la calidad de vida de aquellos bebés que presentan alteraciones respiratorias (apneas).

Los científicos, cuyo estudio publica la revista Experimental Neurology, han observado que la cafeína (en general las llamadas metilxantinas) es útil para la maduración de unos receptores que mejoran el porcentaje de oxígeno en sangre (hemoglobina oxigenada), el ritmo cardíaco y la tasa respiratoria.

Las metilxantinas son una de las medicaciones más prescritas en los bebés prematuros y su administración a niños con dificultades respiratorias es una terapia muy frecuente en las unidades de neonatología.

La cafeína no es inocua

Las investigadoras Rosario Pásaro y Susana Gaytán han desarrollado un tratamiento, similar al utilizado en clínica en ratas, para determinar cómo actúa esta sustancia sobre el desarrollo neuronal del recién nacido y comprobar si se producían otros efectos que no fuesen beneficiosos.

Experimentando con ratas, vieron que con el paso de los días, aquellas a las que se habían administrado cafeína registraban una estabilización de las variables cardiorrespiratorias.

Estos resultados indican que la cafeína no es inocua, de modo que las madres gestantes y las lactantes no deberían consumir café, puesto que la ingesta de mismo durante los meses de embarazo y a través de la leche materna afectaría al feto y al recién nacido modificando sus desarrollo neuronal.

Fuente: 20 minutos